Arte y cultura en las nuevas tecnologías

Creo que Zemos98 es la guinda del pastel del curso, ya que en su empresa vemos todas las facetas de la innovación abierta aplicada a la gestión cultural. Se sirven de ella para confeccionar y proponer proyectos creativos y de calidad entorno a la cultura audiovisual y digital. Y siempre teniendo en cuenta la divulgación, en su sentido educativo. Esta última faceta, aparte de perseguir su ideología, también les sirve para financiar sus proyectos. Al igual que Camon, promulgan la Educación Expandida, uno de sus principios fundamentales. Este concepto llegó a ser incluso el nombre de una edición del festival Zemos98, de donde toma el nombre la empresa.

Cuentan con todo un aparato divulgativo en internet: redes sociales, canales en plataformas de reproducción de videos, blogs, etc. Zemos98 se sirve de todo tipo de formatos para su comunicación, principalmente en el entorno online: redes sociales. A través de su página web puedes rastrear todos sus perfiles, ya sea en Twitter, Flikr, FaceBook, etc. También cuentan con un canal en YouTube al que suben videos sobre las actividades que llevan a cabo. Por lo tanto, cualquiera puede estar al tanto de sus actividades, para participar en ellas o simplemente documentarse con aquello que se celebró hace ya tiempo.

Zemos98 cuenta con la colaboración, más allá de la propia empresa, de personas o entidades relacionadas directamente con el festival Zemos98. Así se consigue un modo de trabajo más abierto, más colaborativo, que da lugar a ideas y proyectos más creativos y viables. A lo largo de sus años en funcionamiento, Zemos98 ha colaborado con la UNIA (Universidad Internacional de Andalucía), con MediaLab, Camon y también con organismos internacionales, como la European Cultural Foundation.

ZEMOS98_Concierto Jimi Tenor & Kabu Kabu_09 por Julio Albarrán

Creo que su estrategia de difusión es muy acertada. Como he señalado, están presentes en prácticamente todas las plataformas sociales de internet. Consiguen a la perfección alcanzar no sólo visibilidad, sino que, como apunta perfectamente Fernando Saenz, compañero del curso, son completamente SENSITIBLES.

Sin embargo, si pretenden tener más presencia en el entorno digital, deberían tener más en cuenta a los interesados potenciales. Cualquiera que les conozca se puede suscribir a sus canales y estar al tanto de todas las novedades y actividades, pero hay gente que posiblemente desconozca su proyecto y podrían estar muy interesados en participar o colaborar. Por ello, aunque no sea su pretensión, algo más de “publicidad viral” no les vendría nada mal. Se darían a conocer y cogerían cierto puesto y prestigio en el mundo digital. Por lo demás, su línea de negocio, su creatividad, sus actividades, en fin, Zemos98 me parece impecable. Ha sido el mejor caso para poner un punto (y aparte, que no final) en el curso.

http://cultura-abierta.blogspot.com/2011/06/semana-16-la-importancia-de-ser-visible.html

Anuncios

El crowdfunding o micromecenazgo es una de las vías en expansión para la financiación de proyectos culturales, una alternativa a la financiación pública. Para llevar a cabo este tipo de proceso adecuadamente hay ciertos aspectos que se deben tener en cuenta. Vamos a depender de la gente, por lo que tendremos que tenerla en cuenta constantemente a lo largo del proceso de financiación y desarrollo del proyecto. Por ello debemos actuar siguiendo los siguientes puntos:

–       Presentar una transparencia tal que permita a todo aquel interesado en formar parte del proyecto tener toda la información necesaria a lo largo de todo el proceso. Esto ayuda a crear una confianza entre ambas partes.

–       Para que una persona desee formar parte del proyecto, debemos venderlo muy bien. Las plataformas no son las encargadas de publicitar los diferentes proyectos, sino nosotros mismos debemos encargarnos de ello. Tendremos las ideas claras de lo que queremos y cómo lo queremos, exponiendo los beneficios del tipo que sean para que la gente se interese en el proyecto y así se conviertan en financiadores.

–       Difusión en los medios 2.0, es la manera más fácil y útil de publicitar nuestro proyecto y llegar a todos aquellos a los que les pueda interesar. Sin embargo, para llegar a aquellos que no usan tanto internet, pueden llevarse a cabo festivales de música, conferencias, etc., y así conseguir captar su atención.

Cosmonauta autóctono, por Riotcinema

 Un proyecto cultural financiado mediante el crowdfunding debe tener presente su principal característica: la creatividad. Esto es lo que hará que mucha gente se quiera vincular al proyecto, lo que hará que su crecimiento y desarrollo se enriquezca y se desvincule de todo lo anterior. El resultado será un “producto” en continuo cambio, por parte de todo aquel que se sienta atraído por el proyecto. El proceso creativo no tendrá fin, ya que una vez alcanzada la financiación requerida para su puesta en marcha, el proyecto irá alimentándose de las creaciones de sus propios financiadores.

http://cultura-abierta.blogspot.com/2011/06/semana-15-financiacion-20.html

La denominada Long Tail, o “Larga Cola”, es un modelo de negocio que cuenta con la venta de un producto o servicio muy popular, con un elevado número de clientes; además de ofrecer otros de carácter secundario, muy variados y muy especializados, dirigidos a un público menor, pero más amplio.

Don't step on my Long Tail, por Tom-Jenkins

En el contexto digital, los intermediarios orientados a nichos de mercado pueden tener un gran peso. Los distribuidores por volumen no tienen un mercado diversificado, sino que se centran en un elemento. Por ello, los primeros no tendrán su negocio afectado por los segundos y, aunque sus ganancias sean menores, al ofrecer un abanico mucho más amplio y variado, los clientes serán también numerosos. Si los productos o servicios que ofrecen son más especializados o difíciles de encontrar de otra manera, los clientes acudirán a la empresa y adquirirán cierto grado de fidelización.

Sin embargo, dedicarse a un solo producto, por muy exitoso que sea, no tiene porqué ser definitivo. Las modas y las cosas cambian, y la gente con ello. Por eso creo que un negocio que se dedique a una mayor variedad de productos tendrá más capacidad de adaptación a los cambios que tengan lugar en la sociedad, y como consecuencia, en el mercado.

Hay que tener muy presente que cada vez más la sociedad tiene acceso a conocimientos más diversos y más profundos, por lo que los gustos también lo serán. Aunque haya siempre productos de moda, la sociedad tiende a segmentarse en grupos que se identifican y se diferencian del resto, por lo que el poder de un producto de éxito rotundo y total irá perdiendo su hegemonía.  La sociedad cada vez más se abre a diversas facetas, los usuarios son más exigentes y saben bien lo que quieren y lo que no quieren. Por eso creo que el futuro estará cada vez más determinado por la explotación de estos nichos de mercado.

http://cultura-abierta.blogspot.com/2011/05/semana-14-distribucion-en-la-red.html

Espacio CAMON

En Camon se ofrecen un sinfín de posibilidades creativas. Puedes estar interesado tanto en la realidad aumentada como en la música electrónica o en la fotografía en blanco y negro, Camon será el espacio adecuado para explotar lo que tu imaginación te inspire.

Equipos, por Espacio CAMON

Se basan en el concepto del BeLearning, en el que el aprendizaje no tiene nada que ver con la manera en que se enseña en las escuelas. Para Camon, aprender es la suma de encontrar + experimentar + compartir. Para ellos aprender es un proceso natural, de ocio incluso, en el que hay cierto matiz creativo y de curiosidad. Así pues, el “consumidor” de este espacio se convierte en “productor” también, por lo que el papel de los prosumidores en Camon es fundamental. Se les tiene en cuenta a la hora de proponer actividades nuevas, como talleres, conciertos, exposiciones o conferencias. Y también participan de manera muy activa en todos estos eventos. Son los verdaderos creadores del programa del centro, y a la vez, los consumidores de los mismos.

Esta forma de llevar un centro de estas características hace uso de todas las técnicas de participación para poder tener un funcionamiento óptimo. Por ello se sirve también de un blog y una red social en la que los participantes pueden dejar su huella, sus opiniones, sus impresiones.

Miss Cafeína en la inauguración de nuestro espacio Camon en Madrid, por Espacio CAMON

Creo que este tipo de centros se irán implantando poco a poco en el marco cultural, ya que finalmente arte + tecnología se van uniendo cada vez más. A esto hay que añadirle el omnipresente factor social, en el que el individuo pasa de ser un mero espectador a ser un protagonista. Con la amplia oferta de herramientas que se ofrecen en Camon y los talleres y cursos para los interesados en profundizar en su uso irán dando lugar a creaciones muy relevantes tanto en el contexto artístico-cultural como en el social. Si nuestra intención es montar un negocio cultural de este estilo, Camon deberá ser uno de los modelos a estudiar y seguir.

 

http://cultura-abierta.blogspot.com/2011/05/semana-13-hacia-un-nuevo-modelo-de.html

 

La interacción con el público en general y con los profesionales del mundo de la cultura y el arte es fundamental para la perdurabilidad de la atmósfera de la bienal.

Durante la celebración de la edición, se llevarán a cabo una serie de conferencias, mesas redondas y debates en los que se propondrán proyectos para realizar por los participantes. Al más puro estilo de Joseph Beuys, se podrían llevar a cabo acciones en el paisaje urbano por parte de los habitantes de la localidad, que no fuesen caducas. También se pueden proponer proyectos a largo plazo en los que intervengan artistas que se sientan en cierto modo involucrados con el territorio.

Kunst in de Brandtstraat Sittard, por FaceMePLS

Además de estos proyectos, la página web de Manifesta9 deberá permanecer abierta y disponible para ser consultada la información sobre sus actividades en todo momento. El site también se actualizará para dar a conocer las noticias sobre lo que vaya ocurriendo en referencia con la edición: qué va sucediendo con los edificios que habían alojado momentáneamente obras contemporáneas, qué novedades hay respecto a los artistas que han intervenido, cómo se van desarrollando los proyectos que han surgido a raíz de las reuniones de la bienal, etc.

Si la Fundación Manifesta permitiese que fuera un evento abierto, usando las redes sociales y la participación ciudadana de manera decisiva, el mantenimiento activo de las misas también ayudaría a perdurar el espíritu que se logró imponer con la bienal. Además, servirán también para que puedan incluso surgir nuevos proyectos entre artistas y personas interesadas.

Manifesta9 será un evento muy importante para el arte contemporáneo. A pesar de que la Fundación no esté habituada a trabajar en abierto, creo que sería algo muy beneficioso para las futuras ediciones, ya que al organizar un evento en abierto se puede enriquecer mucho más. A parte, la participación ciudadana es enorme, por lo que el objetivo que ha existido desde el origen de Manifesta, de unificar y crear fusiones sociales y culturales, se cumpliría perfectamente.

http://cultura-abierta.blogspot.com/2011/05/semana-12-expansion-del-entorno-para-el.html

Es normal que los “profesionales” quieran frenar la expansión de los “amateur”, ya que se inmiscuyen en su negocio de una manera poco “ortodoxa”, según su punto de vista. Y es que hoy, cualquier persona con un poco de paciencia y perseverancia puede aprender a tocar la guitarra por internet, a crear series de animación, y además, distribuirlo por la red libremente.

Estos autodidactas amenazan el trabajo de los profesionales, que alegan la mala calidad de las obras de personas que no tienen la formación que deberían. Sin embargo, a lo largo de la historia vemos que la cultura siempre ha ido evolucionando según van cambiando los individuos, la sociedad. Está claro que estamos en la sociedad del conocimiento, así que, ¿por qué no hacer uso de él?

Durante siglos, el conocimiento estuvo en manos de los más poderosos: el arte, la música, la literatura,… Sólo un puñado de personas contribuía a crear obras que realmente llegaban a disfrutar unos pocos afortunados. Mientras tanto, el pueblo se dedicaba a contribuir a lo que hoy denominamos folklore. Y esto también forma parte de la cultura.

Hoy tenemos acceso a un sin límite de conocimiento y, para muchos, esa es la única manera de “formarse” en lo que les gusta. Si además resulta que son lo suficientemente ambiciosos como para llevar a cabo un pequeño proyecto musical o audiovisual, pues bienvenido sea a la cultura actual. No creo que sea necesario que los profesionales deban dar su visto bueno a estas personas, somos nosotros, el “pueblo llano” el que les da el visto bueno visitando sus páginas o descargando sus archivos en masa.

Hal Lindes of Dire Straits, Amsterdam 1981, por Victorschiferli

Además, no creo que por ser profesional se creen obras de mayor calidad. El ámbito profesional, academicista o como queráis llamarlo, debería abrirse y renovarse con las nuevas contribuciones que aportan estos nuevos creativos. De todas formas, Vincent Van Gogh sólo vendió un cuadro en toda su vida. En los años 60, un chavalillo escocés llamado Mark Knopfler aprendió solito a tocar la guitarra y acabó triunfando con Dire Straits. Vaya par de autodidactas más poco profesionales, desde luego….

Por otro lado, en el ámbito de los “profesionales” nos encontramos también muchas perlas. Parece ser que, por ejemplo, un albañil, que no tiene ningún conocimiento musical, puede hacer un curso de canto en un reality durante unos meses y dedicarse el resto de su vida a la música. O un director de cine, con el guión de una comedia que honra todos los estereotipos y defectos de los españoles, puede recibir miles de euros de financiación para llevar a cabo la película. Y así, unos cuantos ejemplos más. ¿Son esos profesionales cualificados que crean obras de calidad?.

http://cultura-abierta.blogspot.com/2011/05/introduccion-en-un-concepto-tradicional.html

Después de todo lo que he podido leer y escuchar poco me queda por añadir. Muchas voces dicen lo mismo de distintas maneras, algunos se centran más en unos aspectos que en otros, pero todos coinciden en lo mismo: la ley Sinde no es la solución a ningún problema.

El problema comienza siendo, valga la redundancia, un problema: parece que la ley enmascara en un “por el derecho de los creadores” lo que realmente buscan, por el lucro de las grandes empresas. Así que veo normal el enfado y la indignación de los que luchan contra esta ley.

Ley Sinde, por J. R. Mora

Para seguir, su aplicación no remediaría ese problema, ya que el entorno de internet, dentro del mundo digital, es muy complicado de controlar y siempre habría alguna manera u otra de evadir los controles de aquellos que buscan erradicar la piratería.

Continuando, miles de personas deciden, sin ninguna intención de lucrarse, distribuir o compartir archivos online. Es su derecho (recordemos que la libertad de expresión es un derecho constitucional) que ejercen al publicar, por ejemplo, en youtube sus propias creaciones a partir de otros archivos. Pero esto entra en colisión directa con los intereses de los que venden los productos originales, así que con la ley Sinde en vigor, serán sancionados o al menos sus publicaciones serán retiradas de la red.

Más aún, cuando nos enteramos de que el órgano más encolerizado con las descargas se está lucrando al cobrar de manera prácticamente indiscriminada por los derechos de autor de artistas y escritores españoles. Sin embargo, estos artistas o escritores reciben sólo un porcentaje de ese “impuesto” que, además, va en función de lo que la SGAE, el órgano en cuestión más importante, cobra por las obras de ese individuo.

Para finalizar, para que la cólera no se propague también por este blog, la ley Sinde no tiene en cuenta la realidad: hoy día internet está al alcance de todos, intercambiar archivos es algo inherente a la red, propagarlos y modificarlos es, me atrevo a decir, imposible. En una sociedad tan sumamente tecnológica como la nuestra, esta ley se antoja un vano intento de volver atrás en el tiempo, a tiempos mejores en los que las empresas creaban sus estrellas y las explotaban sobremanera, explotando también al público. Hoy, ambos agotados, han encontrado una manera de acercarse mutuamente en la red, pero el “gigante productor” no quiere perder su posición privilegiada.

Así es que estamos ante una situación que exige un cambio de estrategia. Los artistas deben librarse de los intermediarios, cosa que la red facilita especialmente. Sin embargo, veo otro problema: los usuarios. Creo que se debería incidir en la educación de aspectos como la creatividad y lo que cuesta crear. Me refiero a que hoy es tan fácil descargarse un libro, una canción o incluso una película, que parece que sea proporcional al trabajo (creativo) que costó realizarlo. Por eso, la valoración de la cultura (arte, cine, literatura, o creaciones tan complejas como los videojuegos) deben contar con una valoración adecuada para no perder el rumbo.

Todavía no conozco una definición de cultura que me convenza, desde luego que hay muchos límites difusos. Creo que hoy por hoy, a la hora de definirla se deberían tener en cuenta conceptos tan obvios como intercambiar, compartir, transformar, colaborar, contribuir, identificar, probar,… La cultura la crea la sociedad, cada individuo contribuye a su manera. Al contar con herramientas que ayudan a llevar a cabo de manera más eficaz la creatividad es inevitable que se haga uso de ello. Lo que debemos hacer es abrirnos al cambio y adaptarnos a una nueva manera de crear y compartir cultura.

Creative Commons, por Karindalziel

Hemos visto que hay nuevas posibilidades aprovechando las ventajas de las nuevas tecnologías. Quizás no se trate de negocios multimillonarios, aunque sí consigan propósitos muy ambiciosos. El momento de las industrias como motores de toda la cultura ha terminado, ahora le toca a los creadores ser los protagonistas.

http://cultura-abierta.blogspot.com/2011/04/semana-10-propiedad-intelectual-y.html